was successfully added to your cart.

Rescate en el Agua

By 21/11/2016Consejos

Un Surfista aparte de un deportista y un amante y protector de su medio, se convierte a veces en un Socorrista improvisado. Las épocas donde no hay servicio de Vigilancia en las playas y la impericia o negligencia de bañistas, o de otros surfers poco avezados, que entran en condiciones que superan su nivel, hace que muchas veces seamos testigos de rescates o que nosotros mismos tengamos que hacerlo.

La falta de preparación, ante un hecho que  no contábamos con él, nos puede suponer que pasemos de rescatadores a víctima.

Lo primero de todo, en el caso de que suceda algo en el agua, es tratar de guardar la calma lo máximo posible. Analizar lo que tenemos alrededor y buscar ayuda para poder ser más efectivos. Utilizar nuestra Tabla de Surf como elemento para transportar la persona indispuesta, y una vez en la orilla pedir que alguien llame al 112. En el caso que la persona haya perdido la consciencia o el pulso tratar de reanimarle y si se puede realizar la RCP. Es importante que la víctima no tenga las vías respiratorias obstruidas ni que la ropa o traje de neopreno el oprima, lo que dificultaría la maniobra de recuperación y el movimiento pulmonar.

En el caso de que tenga pulso, colocaremos a la persona con la Posición Lateral de Seguridad y trataremos de suministrarle el mayor calor posible.

Posición Lateral de Seguridad

Si estamos en tierra y observamos un percance en el agua, tenemos que ser muy cuidadosos, ya que nuestro ímpetu nos puede jugar una mala pasada. Han sido muchos los casos, incluso desde las fuerzas de Seguridad del Estado, que tratando de realizar un rescate, han perecido en el intento.

Por eso lo primero que debemos hacer es Observar la Situación, después Analizar (Ver condiciones del Mar, medios que disponemos), Llamar al 112 siendo muy claros y concisos, es importante ya que la primera llamada de servicio de emergencias es un filtro, si no damos los datos concretos y la situación es posible que no lleguen a tiempo o no le den la importancia que debiera el rescate.

Tanto el caso de estar en el Agua o estar en Tierra, es importante saber realizar una RCP (Reanimación Cardiopulmonar), por desgracia, no todos lo saben hacer correctamente ya que nunca se les ha impartido la formación correspondiente, en estas líneas os damos una pequeña información de como realizarla, pero siempre hay que actuar con la mayor de las precauciones para evitar un mal mayor. Hay que dejar actuar a las personas con formación, nuestra presencia puede ser igualmente importante para acotar la zona y para indicar a los servicios sanitarios la situación exacta de la víctima.

Cuándo practicar una RCP básica
En primer lugar, sólo se recomienda que realices la RCP básica si se cumplen las tres condiciones siguientes.
La respiración se ha detenido por completo.
Tras tomar el pulso, no hay señales de circulación y no responde a estímulos físicos.
Eres la persona más capacitada para realizar la reanimación cardiopulmonar.

Para aplicar la RCP, lo primero que debes hacer es liberar las vías respiratorias, ya que sin una vía abierta, reanudar la respiración será imposible o muy difícil. Esto sólo es necesario para tratar una persona que sufra un atragantamiento.

Si aún está consciente, la maniobra de Heimlich es la mejor manera de liberar el bloqueo de la tráquea (tráquea), pero si la persona está inconsciente, se debe evitar este método. En este caso, has de proceder a la respiración asistida y RCP como primeros auxilios.

Procedimiento para RCP básica
Para realizar la reanimación cardiopulmonar o RCP básica a un adulto:

rcp_diagramaRCP básica en primeros auxilios
Antes de nada, llama al servicio de urgencias para que envíen un equipo de emergencias mientras realizas la RCP básica. De esta forma, podrás aplicar los primeros auxilios para evitar posibles daños cerebrales mientras llega la ambulancia.
Si la persona no respira, presiona su nariz cerrando las fosas nasales, de forma que las vías respiratorias de la nariz queden cerradas. Toma una bocanada de aire y colocando la boca con fuerza sobre la de la persona, exhala el aire completamente. Realiza este proceso dos veces.
Si la persona no respira ni tiene pulso, has de encontrar el punto exacto para hacer compresiones de pecho. Sigue las costillas flotantes hasta el punto donde se unen en el esternón. Una vez en el extremo inferior del esternón, mide tres dedos sobre el extremo, en ese punto has de hacer la presión. Para hacer las compresiones de pecho, coloque la palma de una mano encima del esternón y agarra esta mano con la otra de forma que los dedos se mantengan atrás mientras presionas.
Realiza las compresiones de pecho. El número ideal de compresiones de pecho, es de 100 por minuto, lo que equivale a un poco menos de dos por segundo. Realiza quince compresiones de pecho seguidas, empujando enérgicamente y con firmeza el esternón, de forma que se comprima entre 4 y 5 centímetros. Después de realizar las quince compresiones de pecho, repite el proceso desde el principio.
Notas sobre la RCP básica en primeros auxilios
Por cada dos veces apliques la respiración artificial, realiza quince compresiones de pecho y repite el proceso hasta que vuelva a haber signos de respiración o pulso o hasta que lleguen los servicios de emergencias Verifica el pulso cada dos respiraciones y compresiones para asegurarte de que no realizas compresiones innecesarias si la persona recupera el pulso normal.

Recuerda que los métodos de RCP en niños y bebés varían de los utilizados en los adultos y que el procedimiento de RCP en adultos no debe ser utilizado en bebés.

Al realizar la reanimación cardiopulmonar, debes ser plenamente consciente de su peligro potencial si se hace mal y para practicarla, debes recibir la formación adecuada y si tienes un trabajo en el que podrías tener que utilizar la resucitación cardiopulmonar, deberías hacer un curso específico de primeros auxilios. La formación y certificación están disponibles en numerosas organizaciones y suelen tener un precio asequible.

Leave a Reply