Abogado surfero de lujo
En cuanto sales del agua, un chaval viene corriendo para cogerte la tabla. Te quita el invento del tobillo y te da un botellón de agua fria y una toalla seca. Hay un bar sobre la arena. Sillas de bambu y cerveza fria. Por favor, cargue la cuenta a mi habitación. El te sirve batidos de fruta. Alguien trae sashimi, de la pesca de la mañana. Es bonito ser el rey. Y bueno saber que ningun chaval hiperactivo ni obrero hardcore podra venir a un sitio asi. Solo estas tu, y tus amigos abogados, compartiendo olas y repitiendo frases de Le Llamaban Bodhi hasta no poder mas.
Echas una mirada atrás y el pico esta vacio. Tu nuevo amigo, un barquero millonario, espera a que le traigan la tabla. Se vacia una botella de Evian de seis dolares en la cabeza mientras olas de seis pies perfectas rompen sin cesar, doscientos metros detrás. Por favor cargue la botella a mi habitación, dice. Viejas costumbres te gritan que no puedes dejar pasar semejante ocasión pero tu tarjeta de credito te recuerda que mañana estara igual de vacio. Y al dia siguiente: El hotel es propietario de la ola. Limitan el numero de surfers en la isla. Un barco patrulla por el pico, para echar amablemente a los lugareños, miembros de una tribu cercana, que vienen a pescar en canoas, flechas y espadas. ¿qué se habian creido?.
El ordenador portátil se queda en casa. Has trabajado muy duro para pagar este viaje. Estas mucho mejor haciendo SUP que leyendo emails. Ten confianza en tu broker. Por eso lleva corbata. Coges la cuerda la cuerda y confias en el “Waterman” del hotel que te arrastra con la jet para coger un par de olas, aunque solo haya un par de metrillos. No has pagado tan caro para hacer ejercicio todo el tiempo. ¡hummmm! ¿qué mas deberias pedir?
La proxima gran decision que se impone te obliga a elegir entre una clase de yoga o una piña colada. Oh, espera, dicen aquí que se puede hacer yoga piña colada. Suena bien. Puede que una siesta tambien imponga. Con un masaje. Con aceite extra. Y un aguacate facial para desintoxicar la piel. Tenias pensado leer un libro pero puede que alguien pueda leerlo por ti.
El atardecer empieza a las 5:30PM en punto. Canapes de cangrejo de aperitivo y martinis con lichi en el jacuzzi de la playa. Solomillo tierno para ganar fuerzas para la sesion del amanecer. La hoguera sobre la arena es el lugar idoneo para compartir azañas y momentos algidos de gran heroismo. No hay limite que no sea el cielo y alli, todo son estrellas, como tú, como tus amigos. Pero por ahora, los astros refulgentes – los 13 mil mollones – son regalo de la casa.
fuente: Surf europe

What's your reaction?
0Cool0Bad0Lol0Sad

Deja un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de usuario, obtener información estadística sobre tus hábitos de navegación, crear un perfil personalizado y ofrecerte publicidad adaptada a tus preferencias.    Ver Política de cookies
Privacidad